Por segunda vez, el dispositivo “Alexa” de Amazon podría ser testigo en un caso de homicidio.

La policía en el sur de Florida planea interrogar a un posible testigo de un apuñalamiento que culminó en la muerte de una mujer: un altavoz inteligente que se conecta a la asistente personal activada por voz de Amazon, llamado “Alexa”.

La Oficina del Sheriff del Condado de Broward cree que el dispositivo “Echo” de la víctima, pudo haber sido testigo del crimen y obtuvo órdenes de búsqueda para todas las grabaciones del dispositivo. En el departamento donde una mujer que discutía con su novio fue asesinada en julio fueron encontrados un Echo y un Echo Dot de Amazon.

La policía acusó a Adam Reechard Crespo de asesinar a su novia, Silvia Galva.

Cuando la policía llegó al departamento, encontraron a Galva en una de las habitaciones del condominio de Crespo. Estaba sangrando hasta la muerte por una herida de arma blanca en el pecho, mientras Crespo intentaba detener la hemorragia y salvarle la vida. La policía también encontró la lanza que, como les dijo Crespo, había sacado de su pecho: una lanza con una hoja de doble cara de 12 pulgadas.

Crespo dice que Galva había estado bebiendo y que había tratado de echarla de la habitación, pero ella se resistió y se agarró a la lanza, al pie de la cama, para aprovecharla. Él dice que siguió tirando, sin darse la vuelta, hasta que escuchó un chasquido. Fue entonces cuando la lanza que sostenía se rompió y la atravesó, dijo la policía.

Una amiga de Galva estaba en el condominio en ese momento y le dijo a la policía que había escuchado discusiones viniendo de la habitación pero que no podía ver los detalles de la pelea.

Ahí es donde entra Alexa. El asistente de voz, que se ejecuta en los altavoces inteligentes Echo de Amazon, espera su palabra de activación (el valor predeterminado es “Alexa”, aunque los propietarios pueden cambiarlo a “Amazon”, “Computadora” o “Echo”) y luego comienza a escuchar los comandos. En otras palabras, comienza a grabar.

Esta no es la primera vez que la policía mira las grabaciones de Echo para ayudar a resolver crímenes. En 2015, la policía de Arkansas intentó obtener datos de un Echo que encontraron en la escena del crimen después de que un hombre fue estrangulado en una bañera de hidromasaje.

El sospechoso de asesinato, James Andrew Bates, se declaró inocente del asesinato de Victor Parris Collins y entregó las grabaciones de Echo.

Lo que Alexa registró, no fue evidencia concluyente de un asesinato. El fiscal del condado de Benton, Nathan Smith, dijo que la evidencia podría haber respaldado más de una explicación razonable de la muerte, y que los cargos contra Bates se retiraron en noviembre de 2017.

Los investigadores buscaron nuevamente las grabaciones de Echo hace un año, cuando trabajaban en el caso de un doble homicidio: dos mujeres habían sido asesinadas en una casa de New Hampshire el mismo día. Un hombre de New Hampshire, Timothy Verrill, fue acusado de dos cargos de asesinato en primer grado en los apuñalamientos fatales. El caso fue declarado un juicio nulo el jueves, pero sus acusaciones siguen vigentes, por lo que podría ser juzgado nuevamente.

En el caso de la puñalada que culminó en la muerte de Galva en Florida, la policía, según los informes, justificó la causa probable de una orden judicial al decir que los servidores de Amazon pueden ayudarlos a llegar al fondo de si fue asesinada o no:

Se cree que pruebas de delitos, en este caso las grabaciones de audio que capturan el ataque a la víctima Silvia Crespo que ocurrió en la habitación principal […] se pueden encontrar en el servidor mantenido por o para Amazon.

Si bien tales solicitudes han generado disputas legales en otras investigaciones criminales, ese no fue el caso en esta. El profesor de la Universidad de Princeton, Jonathan Mayer, quien se desempeñó como tecnólogo jefe de la Oficina de Cumplimiento de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), le dijo al Washington Post que desde una perspectiva legal, esto es sencillo:

La policía puede acceder a las grabaciones de altavoces inteligentes después de obtener una orden de allanamiento.

El SunSentinel informó el jueves que Amazon había entregado múltiples grabaciones, pero en ese momento, ni la compañía, la policía ni la Oficina del Fiscal del Estado estaban listas para decir qué había en ellas. El portavoz del Departamento de Policía de Hallandale Beach, el Sargento Pedro Abut dijo:

Recibimos grabaciones y estamos en el proceso de analizar la información que nos enviaron.

El portavoz de Amazon, Leigh Nakanishi, dijo al medio de comunicación que los dispositivos Echo solo graban breves discursos:

Por defecto, los dispositivos Echo están diseñados para detectar solo la palabra de activación elegida.

Según Amazon.com, para que un dispositivo comience a grabar, el usuario debe despertar el dispositivo diciendo la palabra de activación, “Alexa”. El propietario puede cambiar la palabra de activación a Amazon, computadora o Echo. “Solo entonces el dispositivo comienza a grabar y enviar su solicitud a la nube segura de Amazon”, afirma el sitio web. “Siempre sabrá cuándo Alexa está grabando y enviando su solicitud a la nube segura de Amazon porque aparecerá un indicador de luz azul o sonará un tono de audio en su dispositivo Echo”.

El propietario del dispositivo tiene la opción de eliminar grabaciones.

Con información de: Naked Security y NBC News.

Publicado por: 

Redacción Abogado Digital.

Entradas relacionadas

error: Contenido protegido