Condenan a 40 años a ex-ingeniero de software de CIA por filtrar documentos a WikiLeaks

Joshua Schulte, un ex ingeniero de software de la CIA, fue condenado a 40 años de prisión tras ser hallado culpable de filtrar miles de documentos de la CIA conocidos como “Vault 7” a WikiLeaks, en lo que se ha descrito como la mayor brecha de datos en la historia de la agencia. Estos documentos, publicados en 2017, expusieron programas y herramientas de la CIA capaces de hackear teléfonos celulares Apple y Android. Además de espionaje e hacking informático, Schulte también fue condenado por posesión de pornografía infantil.

Durante el juicio, se reveló que Schulte mantenía un rencor contra sus excompañeros de trabajo y que esto lo motivó a robar herramientas de recopilación de inteligencia y filtrarlas a WikiLeaks, una organización de medios sin fines de lucro que publica documentos clasificados y secretos de manera anónima. WikiLeaks liberó los documentos en marzo de 2017, detallando cómo la CIA usaba estas herramientas para hackear dispositivos electrónicos como teléfonos inteligentes y televisores inteligentes y acceder a mensajes personales e información de los usuarios.

La investigación sobre el llamado “Vault 7” ofreció una mirada a las dinámicas internas de una de las agencias de inteligencia más poderosas del mundo, revelando un ambiente de trabajo caótico y las fallas de seguridad que un empleado descontento pudo explotar. Schulte y otros programadores de élite trabajaban en un edificio secreto, diseñando programas que apuntaban a las computadoras de supuestos terroristas, al tiempo que se entregaban a comportamientos considerados infantiles, como enviar correos electrónicos de broma y dispararse entre ellos con pistolas Nerf.

El juez Jesse M. Furman describió el juicio sobre las imágenes de abuso sexual infantil como “una masacre” en la que “el Sr. Schulte no tenía defensa” y señaló la falta de remordimiento de Schulte por sus crímenes. La mayor parte de la condena de 40 años se impuso por el robo a la CIA, mientras que seis años y ocho meses fueron por las condenas relacionadas con el material de abuso sexual infantil.

Además, Schulte fue acusado de seguir cometiendo crímenes mientras estaba en prisión, intentando filtrar más materiales clasificados y creando un archivo oculto en su computadora que contenía imágenes de abuso sexual infantil. La brecha de seguridad llevó a los funcionarios estadounidenses a planificar una “guerra total” contra WikiLeaks, incluyendo discusiones sobre el posible secuestro o asesinato de su fundador, Julian Assange.

Este caso ha suscitado un debate sobre la seguridad de la información clasificada, las motivaciones detrás de las filtraciones de datos y las implicaciones éticas y legales de las acciones de Schulte.

Con información de: DemocracyNow, SecurityWeek y DeccanHerald.

+ publicaciones

Artículo redactado con asistencia de diversas inteligencias artificiales generativas con supervisión humana (redacción AD).

Entradas relacionadas

Más
error: Contenido protegido