Riesgos por subir a Internet datos genéticos

Existe una creciente preocupación por la privacidad y seguridad de los datos genéticos a medida que más personas cargan su ADN en internet. Adriano Berjillos, por ejemplo, descubrió detalles sobre sus orígenes a través de 23andMe, una experiencia que se ha vuelto común para millones. Sin embargo, recientemente, 23andMe sufrió un ataque cibernético, donde los datos genéticos de Berjillos y otros cuatro millones de usuarios se pusieron a la venta en la deepweb, lo que destaca los riesgos de privacidad asociados con estas plataformas.

El valor de los datos genéticos en la economía digital es innegable. Millones han subido su ADN a internet, lo que podría ser problemático, especialmente para aquellos con malformaciones genéticas, perfiles públicos o pertenecientes a minorías étnicas en contextos racistas. Empresas como 23andMe han hecho acuerdos lucrativos con compañías farmacéuticas, utilizando el genoma de sus clientes para la investigación médica. Aunque estos datos generalmente están anonimizados, estudios sugieren que aún existe un riesgo residual de identificación individual.

En España, empresas como 24Genetics enfatizan la diferencia en la protección de datos entre Europa y EE.UU., señalando que en Europa las leyes son más garantistas. Los datos genéticos se conservan en línea y se actualizan con avances científicos, permitiendo conectar a familiares a medida que estos crean sus perfiles. Esto ha llevado a una acumulación masiva de datos, con empresas como 23andMe y Ancestry superando los 33 millones de perfiles. Esta acumulación plantea cuestiones de privacidad y seguridad.

La genética forense ha visto avances significativos gracias a estos bancos de datos. Casos como el del Golden State Killer demuestran cómo el ADN puede ser usado para resolver crímenes. Las bases de datos públicas permiten un análisis más exhaustivo del ADN que las bases de datos tradicionales como CODIS. Sin embargo, en España, la policía no utiliza estas bases de datos de empresas privadas debido a limitaciones legales.

Además de la investigación policial, los datos genéticos tienen usos en la identificación de víctimas de la Guerra Civil y la dictadura, y en la búsqueda de orígenes por parte de personas adoptadas.

Por otro lado, informes de medios como TechCrunch y Reuters confirman que 23andMe sufrió un ciberataque que afectó a más de 6.9 millones de usuarios, poniendo de manifiesto la vulnerabilidad de los datos personales y genéticos almacenados en estas plataformas. El ataque utilizó técnicas como el relleno de credenciales, donde los hackers prueban combinaciones de nombres de usuario y contraseñas para acceder a las cuentas.

La acumulación de datos genéticos en línea trae consigo enormes beneficios en campos como la medicina y la investigación forense, pero también plantea serios riesgos de privacidad y seguridad. Las recientes violaciones de datos en 23andMe subrayan la necesidad de una protección de datos más sólida y una mayor conciencia sobre los riesgos asociados con compartir información genética en internet.

Con información de: El País, TechCrunch, Reuters y The Tennessean.

+ publicaciones

Artículo redactado con asistencia de diversas inteligencias artificiales generativas con supervisión humana (redacción AD).

Entradas relacionadas

Más
error: Contenido protegido