Por presunto fraude publicitario, Uber demandará a más de 100 empresas tecnológicas y proveedores

Hace dos años, Uber presentó una demanda multimillonaria contra su agencia agencia Fetch, acusándola de publicar anuncios fraudulentos. Ahora parece que Uber quiere ampliar la batalla legal a la cadena de suministro.

De acuerdo con Adweek, Uber está demandando a cinco compañías de tecnología de publicidad móvil, junto con aproximadamente 100 terceros -no identificados- con los que trabajaron, además de su agencia asociada.

La nueva demanda es un seguimiento a un proceso judicial que Uber inició en septiembre de 2017. Inicialmente, Uber acusó solamente a Fetch de cobrar anuncios fraudulentos. Ahora alega que a ciertos proveedores contratados por su agencia, se les pagó colectivamente $70 millones de dólares para comprar espacio publicitario para Uber. Sin embargo, al revisarse, resulta que se trataba de un inventario “inexistente, no visible o fraudulento” que se compró deliberadamente. Según el documento, a Uber no se le informó -deliberadamente- sobre el lugar donde se estaban publicando sus anuncios.

“Estas redes publicitarias incluso colocaron los anuncios de Uber en sitios de pornografía y Breitbart (un sitio web de noticias, opiniones y comentarios políticos de extrema derecha) en violación directa de nuestros requisitos de publicidad pagada”, dijo un portavoz de Uber a Adweek. “Para empeorar las cosas, falsificaron los informes para afirmar que estaban publicando nuestros anuncios en sitios legítimos”.

Uber opera su negocio de publicidad en un “modelo de atribución de último clic”, lo que significa que paga solo por las ubicaciones de anuncios que conducen a que los usuarios instalen la aplicación de la compañía, se inscriban en el servicio de transporte o hagan su primer viaje en sus vehículos.

Según los últimos documentos, ocurrió que Fetch pasó las tareas de compra de medios a estas cinco compañías, que se acreditaron cientos de miles, posiblemente millones, de instalaciones que no merecían, falsificando clics, falsificando instalaciones de aplicaciones, o ambas cosas.

“Este es un tipo complejo de fraude que nadie sabe realmente cómo identificar bien”, explicó Asaf Greiner, el CEO de Protected Media de la empresa de verificación de anuncios. Parte de la complejidad, dijo, se debe a la complejidad innata de la cadena de mando de ad-tech con la que Uber estaba trabajando.

Publicado por: 

Redacción Abogado Digital.

Entradas relacionadas

error: Contenido protegido