México tendrá ocho nuevas “casas de cambio” de criptomonedas

Amero-Isatek abrirá su primer intercambio de criptomoneda física en Nuevo León, Monterrey, el 21 de junio, parte de un plan para expandirse a otras siete ubicaciones en todo México, informó Alfonso Jiménez, impulsor de la criptomoneda en México y director de la firma. El directivo señaló que este proyecto es para disposición de los 800 mil usuarios de bitcoin y en aras de impulsar la criptomoneda, medio digital de transacciones financieras.

Señaló que la empresa contará con espacios físicos, llamados ‘exchanges’, para comprar y vender criptomonedas sin recurrir al internet, bajo el esquema regulatorio ‘sandbox’, con el fin de probar nuevos negocios que no están protegidos por una regulación vigente. “Hoy no existen ‘exchanges’ físicos en México y nosotros los vamos a abrir, un ‘exchange’ físico es como una casa de cambio, donde puedes ir físicamente a comprar y vender criptomonedas, sin internet”, explicó Jiménez.

Jiménez busca que a lo largo de 2019 se abran espacios en Mazatlán, Sinaloa; Mérida, Yucatán; Querétaro, Querétaro; Cancún, Quintana Roo; Ciudad de México; Monterrey, Nuevo León; Guadalajara, Jalisco, y Los Cabos, Baja California Sur.

La firma ya llegó a los titulares a principios de este año por participar en lo que llamó el mayor intercambio inmobiliario de criptomonedas del mundo. En este intercambio, la compañía adquirió 1,400 hectáreas en Baja California por $ 2.8 millones pagados en Amero.

Apuesta legal

El lanzamiento de intercambios físicos circunvala las nacientes leyes de tecnología financiera de México, que establecen que los nuevos establecimientos pueden operar en ubicaciones físicas bajo un esquema regulatorio de “sandbox (caja de arena)”.

Jiménez dijo en una entrevista que la compañía espera poder cumplir con el Banco de México (Banxico) y las regulaciones internacionales. La compañía también adquirirá dos centrales de criptografía estonias con licencia, Invest Global y Global XVC, para llevar a cabo operaciones financieras.

“Independientemente de lo que ocurra con la Ley de Fintech en México, bajo las disposiciones de Banxico, podremos operar legalmente en todo el mundo con una base financiera de Estonia”, dijo Jiménez.

Si bien la firma se describe a sí misma como una empresa Fintech con una inclinación ecológica, según su CEO, esta definición evolucionará según las leyes mexicanas.

“Si la ley de fintech también resulta amigable en México, estaremos registrados como un fintech con operaciones financieras”, dijo.

Las leyes de Fintech en México han tenido un pasado tumultuoso con respecto a las criptomonedas. No obstante, la tecnología blockchain está abriendo un camino para las nuevas tecnologías financieras en el país y el gobierno mexicano, y empresas como Amero-Isatek, definitivamente están prestando atención.

Con información de Coindesk y El Financiero.

Publicado por: 

Abogado Digital desde 1996. Presidente Fundador de la Academia Mexicana de Derecho Informático, A.C. (2001). Socio Director de Lex Informática Abogados, S.C. Profesor de Posgrado de la Universidad Panamericana Campus Guadalajara desde 2001.

Entradas relacionadas

error: Contenido protegido