El jefe de seguridad cibernética de la Casa Blanca renuncia, dice que “el liderazgo” está invitando a un ataque.

El jefe de seguridad informática de la Casa Blanca, Dimitrios Vistakis, le dio a la Casa Blanca un aviso de renuncia a principios de esta semana cuando renunció por prácticas que calificó de “absurdas”, incluida la depuración sistémica del personal de ciberseguridad.

Dicen que la historia se repite. Desafortunadamente, dados todos los cambios que he visto en los últimos tres meses, preveo que la Casa Blanca se postula nuevamente para verse comprometida electrónicamente. Permitir que una gran parte del conocimiento institucional salga simultáneamente por la puerta principal parece contrario a los mejores intereses de la misión y la organización en su conjunto.

La cita anterior, tomada de una nota obtenida por Axios y enviada por Vistakis resume las preocupaciones del ex director. El resto de la carta pinta la imagen de una administración de Trump empeñada en purgar a los especialistas en seguridad designados por Obama encargados de defender las computadoras de la Casa Blanca a raíz de una violación en 2014.

La Oficina del Director de Seguridad de la Información (OCISO), según Vistakis, ha sido blanco de la remoción de los líderes de la Casa Blanca. Informa que los líderes emplearon tácticas tales como “habitualmente ser hostil” a los miembros de OCISO, retener las bonificaciones anuales y limitar los alcances laborales de los trabajadores para obligarlos a renunciar.

Vistakis también dice que, desde que se implementó su oficina, la Casa Blanca no ha sufrido más incidentes como la violación de 2014. Sin embargo, parece que la administración Trump justificó la reducción moviendo los postes. Él escribe:

También es preocupante el liderazgo métrico que se está aprovechando para medir el éxito del programa de ciberseguridad. Midiendo el éxito de su personal de seguridad por la frecuencia, se identifican los principales compromisos versus la duración del tiempo desde que el último compromiso es absurdo.

La mayor queja de Vistakis parece ser que los funcionarios de la Casa Blanca están priorizando la comodidad o conveniencia del Presidente sobre la seguridad informática real.

Vastakis dijo en su memorando que los empleados restantes de la antigua oficina estaban “siendo sistemáticamente objeto de remoción” al disminuir sus deberes, revocar el acceso a los edificios y quitarles el poder de decisión.

“Permitir que una gran parte del conocimiento institucional salga simultáneamente por la puerta principal parece contrario a los mejores intereses de la misión y de la organización en general”, escribió Vastakis.

Esta no es la única oficina relacionada con la tecnología o la ciencia que el Presidente destripó. Desde que asumió el cargo, convirtió la Oficina de Política Científica y Tecnológica y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología en pueblos fantasmas.

Cuestionamientos sobre los sistemas informáticos de la Casa Blanca han salido a la luz en las últimas semanas, después de que un denunciante de la comunidad de inteligencia dijo que funcionarios ocultaron  transcripciones potencialmente vergonzosas, pero no sensibles, de las llamadas telefónicas de Trump en un sistema informático restringido reservado para información que podría poner en peligro la seguridad nacional.

Conoce el memorandum completo aquí: https://www.documentcloud.org/documents/6509666-Cyber-memo.html

Con información de: Business Insider y The Next Web.

Publicado por: 

Redacción Abogado Digital.

Entradas relacionadas

error: Contenido protegido