Cómo proteger a los humanos en una sociedad totalmente automatizada.

¿Qué sucede cuando cada trabajo es reemplazado por una máquina?

A las  personas  les ha preocupado por mucho tiempo que las máquinas tomen puestos de trabajo. En 1930, John Maynard Keynes estaba advirtiendo sobre el nuevo flagelo del desempleo tecnológico, que calificó como un “desempleo debido a nuestro descubrimiento de los medios para economizar el uso de la mano de obra que supera el ritmo al que podemos encontrar nuevos usos para la mano de obra”. En definitiva, nos automatizarnos de un pago (salario).

El miedo solo se ha vuelto más poderoso en la era del software. En una historia reciente, unas pocas actualizaciones de automatización terminaron ocasionando el despido de 20 trabajadores en una pequeña empresa de modelado 3D. Un reciente estudio de McKinsey estimó que hasta la mitad de los empleos actuales podrían automatizarse, y predijo que 400 millones de empleos en todo el mundo se automatizarían para el 2030.

Las mejoras de la inteligencia artificial, dan una imagen parece bastante simple: las máquinas se vuelven un poco más capaces cada día, y cada bit extra de inteligencia trae algunos trabajos más al alcance de la automatización. Pero la realidad es más compleja, operando a una escala mucho mayor. En la mayoría de los casos, no estamos automatizando trabajos individuales sino industrias completas, ya que satisfacemos más de nuestras necesidades a través de software escalable.

Es un gran cambio en la forma en que funciona la sociedad, y no tiene por qué ser una mala idea. Solo tenemos que mirar el panorama general.

Nota original de The Verge  Autor: Russell Brandom

Publicado por: 

Presidenta, fundadora de LIA - Lawyers in actualization. Abogada especializada en Propiedad Intelectual y cumplimiento legal.

Entradas relacionadas

error: Contenido protegido