Los álbumes que se guardan en Spotify le dan a las discográficas cantidades alarmantes de datos y control.

De acuerdo con un informe de Billboard, los álbumes que se guardan previamente en Spotify pueden dar a las discográficas acceso a datos personales de los usuarios, como direcciones de correo electrónico y listas de reproducción. También se les da permiso para administrar a los usuarios que siguen, agregar o eliminar canciones de sus bibliotecas y transmitir Spotify en otros dispositivos de los usuarios.

Los usuarios de Spotify pueden pre guardar los próximos álbumes en sus bibliotecas y tan pronto como estén disponibles automáticamente se agregan a sus listas de reproducción. Los usuarios tienen que hacer clic y aprobar los permisos para otorgarles acceso para hacer esto, pero se les esta dando más acceso que el que se requiere.

Por ejemplo, Sony Music pidió a los usuarios que intentaron guardar previamente la canción de Chris Brown, “No Guidence”, acceso a “cargar imágenes para personalizar su perfil, su lista de reproducción ” y “administrar a quién siguen en Spotify.” Es posible que los usuarios no hayan sabido lo que acordaron, ya que los permisos estaban ocultos debajo de varios submenús.

Se encontró que Sony Music solicita más de 16 permisos, Universal Music Group generalmente solicitó alrededor de 10 permisos adicionales, incluida la fecha de nacimiento del usuario y Warner Music Group también solicitó alrededor de 10 permisos adicionales.

Si bien Spotify y las empresas no infringen ninguna ley, es otra señal de que los usuarios deben tener más cuidado con las letras pequeñas cuando conceden acceso de sus datos a terceros.

Nota original de The Verge
Autor: Dami Lee

Publicado por: 

Entradas relacionadas

error: Contenido protegido